lunes, 15 de febrero de 2010

Críticas recibidas.

...tal cual tenía previsto, algunos de mis lectores han considerado de mal gusto que destaque puntos negativos de nuestra generación. Casi diría, por el tono utilizado al teléfono, que se enojaron.
En mi defensa, solamente aclaro que, perder la capacidad de reírse de sí mismo, es síntoma de mala salud, encerrarse en las verguenzas puberales, depender de la opinion ajena y sobre todo, haber perdido la autoestima.

Hay bastante para hablar sobre los actualmente llamados adultos mayores, más conocidos como viejos, genarios, ñoños y gagá.
Si nos descuidamos, nos sientan, mandan callar y resuelven nuestros últimos años de vida, encerrándonos en el sótano, la buhardilla o la casa de salud.

Hagamos frente común a ésta situación de una vez por todas: aceptemos todos los títulos, unámonos en Ñoñopolis y demostremos que nuestra generación, todavía tiene bastante más para decir como personas.

3 comentarios:

  1. Creo que la pérdida del sentido del humor y de la capacidad de reír de sí, es síntoma de vejez intelectual, que no está relacionada con la edad cronológica. Hay ñoños y ñoñas de 40
    y "jóvenes" de 80.

    ResponderEliminar
  2. Buen día, o noches según esté quien lea esto, por supuesto que todas las generaciones tienen cosas positivas y negativas. Hay que destacar lo bueno y reirse de lo malo, al fin y al cabo tomar para la chacota nuestros defectos y debilidades es un signo de inteligencia.

    ResponderEliminar
  3. A mucha gente le molestan los ñoños. Los quieren cambiar, mover, sacudir.Si de pronto hablan mucho, se enojan porque lo hacen. Si ellos tienen calor y usan Aire A. quieren que el ñoño coloque uno en su dormitorio. Si el ñoño no quiere, lo tratan de amarrete, el ñoño sigue negádose y ellos tratando de seguir convenciéndolo. La cuestión es cambiar al ñoñete. En fin, no hay que hacer eso, eh?. Yo ya estoy abriendo el paraguas, por las dudas, digo digo...

    ResponderEliminar